sábado, 23 de enero de 2016

MUSEO DE ROBÓTICA DE PERÚ PARTICIPARÁ EN CONCURSO DEL BID CON SORPRENDENTES PROYECTOS

Un sistema que permite monitorear a la distancia una casa para prender las luces o el televisor y simular que hay alguien dentro para espantar a los ladrones, y un mecanismo que hace que una planta "hable" y le avise a su dueño que le falta riego son algunos de los proyectos que el Museo de Robótica y Tecnología presentará próximamente en un concurso internacional. Se trata del certamen Star Up, previsto para marzo próximo, y es convocado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La iniciativa del Museo parte de un grupo de ingenieros mecatrónicos que hace algunos años se empeñaron en desarrollar una serie de proyectos innovadores pero trabajados totalmente con material reciclado.
Es común por eso encontrar en el lugar abierto en la primera cuadra del jirón Huancavelica, en pleno centro de Lima, creaciones como el Dinobot, un dinosaurio elaborado con plástico, tuercas e hilo de pescar y la Ruedatrónica de Chicago construida con palitos bajalengua, muñequitos, cañas, plástico y maderas.
John Cañola, director del Museo, dijo que quienes emprendieron el proyecto tienen claro el compromiso de contribuir con un granito de arena a la solución del problema de la contaminación ambiental, utilizando materiales desechados para plasmar todas sus ideas.
Por eso también están empeñados en crear conciencia ambiental entre los niños, para los cuales dictan talleres en sus diferentes sedes de San Martín de Porres y Comas.
MANSIÓN DOMÓNICA
Uno de los proyectos, cuyo diseño tardó dos años, es la Mansión Domónica o edificio inteligente para la cual se ha desarrollado un programa en Internet mediante el cual el dueño de la casa puede, desde donde esté, accionar para prender y apagar las luces, la televisión o la radio, así como simular sonidos para que, si algún intruso pretendiera ingresar, crea que la casa está ocupada y que no puede ser blanco de su fechoría.
Este servicio recién está entrando al país pero este grupo de ingenieros ya está en capacidad de ofrecerlo al público interesado que se comunique al 995-013068.
LA PLANTA QUE HABLA
Varios tapers en desuso, clavos y canaletas usadas, el parlante de un juguete que no sirve, alambres y otros objetos más son suficientes para darle forma a una planta inteligente, que le avisa a su cuidador si hoy se olvidó de regarla o si ya le dio mucha agua.
Una simpática voz se oye cada cierto tiempo, cuando los sensores colocados en la maceta indican que la planta tiene suficiente agua o que la luz que le está dando es demasiada.
"Ya estoy llena, si me das más agua me puedo enfermar", se escucha y eso es indicador de que la plantita ya fue suficientemente regada y que hay que cerrar el dispensador del agua.
Cañola explica que este proyecto puede ser desarrollado a nivel industrial y que con ese fin se ha diseñado un aplicativo para celular que permite que el cuidador de las plantas reciba un mensaje en su teléfono móvil avisándole lo que le sucede a estas.
El Museo puede ser visitado de lunes a sábado de 09.00 a 18.00 horas y los domingos de 11.00 a 18.00 horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario